Entre los muchos mitos sobre el cuidado de los jeans, es cierto que debes lavarlos después de tres o cuatro usos para que no pierdan su ajuste y parezcan nuevos por más tiempo.

Lavadora

Antes de meterlos a la lavadora, voltea tus jeans, esto minimizará el desgaste por decoloración, así como el de los dobladillos y las bolsas. Asegúrate de cerrar los cierres y botones para que no pierdan la forma y prevenir que se enganchen con otras prendas.

Detergente y ciclo de lavado

Lo recomendable es usar detergente especial para preservar los colores de las prendas, ya que sus ingredientes ayudarán a que los tintes se adhieran a las telas y no se vayan decolorando. Para el ciclo de lavado, lo ideal será lavarlos con agua fría en un ciclo corto y delicado.

Secado

Asegúrate que el calor de tu secadora esté en nivel bajo y sácalos cuando aún estén ligeramente húmedos. Sacúdelos un poco para quitarles lo arrugados y cuélgalos para que se terminen de secar al aire libre.

#gpa